Please reload

ÚLTIMOS POST

Etiqueta Nutricional

 

Es posible que tu pasión no sea la automoción o que el mundo de la tecnología te suene a chino mandarín… Aun así, estoy segura de que si vas a comprar un coche o un ordenador buscas información, comparas y preguntas, en cuestión de días te vuelves casi un experto en estos campos. En alimentación no hablamos de grandes cantidades de dinero, sin embargo la inversión que hacemos repercute directamente en nuestra salud. Es interesante que conozcas el producto antes de incluirlo en tu cesta de la compra. No tienes que hacer un master en nutrición, sólo manejar algunos conceptos que voy a explicar en este post. Los primeros días te llevará algo de tiempo chequear el etiquetado, pero comprobarás que ciertos productos se van a convertir en básicos en tu compra, y sólo tendrás que revisar aquellos que incluyas por primera vez.

 

Para explicar el etiquetado voy a coger como ejemplo un yogur. La variedad de lácteos es inmensa, así que saber interpretar su etiqueta es esencial a la hora de elegir. Opta por yogur natural, siempre es mejor añadir el topping tú mismo. Yo he cogido un yogur natural 0%, además de no tener grasa es ecológico. Los productos están llenos de frases gancho, así que si dice que es ecológico tiene que ir acompañado de los sellos que lo certifiquen.

 

 

 

En cuanto a la información nutricional, la legislación obliga al fabricante a que el detalle de cada nutriente esté calculado para una cantidad de 100g o 100ml. En ocasiones en la portada del producto resaltan los valores nutricionales calculados para una porción, en ese caso deberán indicar la cantidad que consideran una porción. Ojo con esto, si te pones a comparar dos productos puedes caer en el error de enfrentar datos en base a cantidades distintas. Como ves en el ejemplo, la porción está calculada para 115g.

 

Por otro lado el etiquetado suele indicar el porcentaje que supone cada nutriente en la dieta diaria de una persona adulta. Estos valores suelen estar calculados para una dieta de 2.000 calorías, de manera que estos datos los debes tomar de forma orientativa.

 

Las calorías es un dato a tener en cuenta, pero saber de dónde proceden esas calorías te dan una idea real de los aportes del producto. El fabricante especifica en gramos la cantidad de:

 

  • Hidratos de Carbono: Los carbohidratos los hay de asimilación lenta y rápida asimilación. Estos últimos son los azúcares, y vendrán cuantificados en su propia línea. Es importante que los hidratos que incluyas en tu dieta sean en mayor parte de asimilación lenta, de manera que controla el consumo de azúcares. En el ejemplo que estoy poniendo puedes ver que el total de hidratos son los azúcares propios de los lácteos, pero aun así la cantidad es pequeña. Te recomiendo que combines el yogur con fibra (ejemplo: cucharadita de muesli) para que el aporte sea más completo.

  • Proteínas: Este macronutriente se especifica de manera independiente, es altamente saciante y su función principal es construir tejido.

  • Grasas: Deberás prestar especial atención a esta línea. Las grasas son necesarias en una dieta saludable, pero en pequeñas cantidades. Debes evitar las grasas saturadas, para que puedas controlarlas el etiquetado hace una mención especial de ella. Optar por productos 0% materia grasa como el yogur que he puesto de ejemplo, es un buen hábito de alimentación.

  • Micronutrientes y minerales: Dentro de estos es habitual que encuentres valores para la sal/sodio, la fibra, el calcio, el hierro… Presta especial atención a la cantidad de sal que contiene, muchos productos abusan de este mineral para  potenciar su sabor.

 

Espero que toda esta información te sirva de ayuda cuando vayas a hacer la compra. Ahora ya sabes, haz la lista de lo que te falta en la despensa!! Si estás interesado en llevar un plan personalizado orientado a tu objetivo puedes solicitar información >AQUÍ<

Please reload