Please reload

ÚLTIMOS POST

Salidas con amigos, mis trucos

 

Recibo multitud de emails comentándome que a pesar de llevar una actividad diaria y una buena alimentación, literalmente me dicen…”como muy bien”, no consiguen sus objetivos. Esto se puede deber a muchos factores, uno de ellos es que una buena alimentación se ve muy tocada si cometes excesos en los diferentes eventos sociales que surgen casi a diario. El vino con los amigos, la caña con los compis de curro, cena de fin de semana… Te voy a dar unos cuantos “truquillos” que te servirán para disfrutar de tus momentos de desconexión de una manera sana y equilibrada.

 

- Snack antes de salir de casa: Te pongo en situación, quedada con amigos para tomar un vino a eso de las 8 de la tarde. Sabes que es posible que se alargue la quedada, así que debes tomar medidas para no terminar picando todo lo que te ponen por delante. Tomar un snack saludable antes de salir de casa es el remedio perfecto que te ayudará a controlar tus impulsos.

 

​- Infusiones, sustituto de refrescos: Los refrescos ya sean light, zero o normales son totalmente desaconsejables. Yo soy fan de las infusiones, las “tuneo” de tal manera que las convierto en la bebida perfecta para refrescarme. Una de mis favoritas es la de frutos rojos, no tiene teína así que la puedes tomar a cualquier hora. Con mi infusión pido una copa cargadita de hielo, un par de rodajas de naranja y un chorrito de zumo natural de esta fruta. Ahí tienes un refresco saludable, sin azúcares, sin gas y sin apenas calorías.

 

​- Si tienes sed, bebe agua: La bebida que calmará tu sed y mejor te va a hidratar es el agua. De manera que si llegas al bar con mucha sed pide agua y después toma tu consumición.

 

- Tu ración de pan: En un restaurante, es habitual que al sentarte en la mesa lo primero que te traigan sea la bebida y el pan. Picotear el bollito de pan mientras esperas a que el camarero traiga la comida no es una buena idea. No pidas un extra, piensa que solamente tienes esa porción y deberás administrarla durante toda la comida.

 

-Postres compartidos: Sí, a mí también me pasa… terminar con un dulce bocado una comida distendida con amigos es casi una tradición. Compartir es vivir, de la carta de postres elige uno que no sea excesivamente calórico y comparte con una o dos personas. Bastará con unos bocados para saciar tu capricho.

 

De nada sirve ser muy riguroso en casa, si en los momentos de ocio te descontrolas por completo. Ten en cuenta que las salidas con amigos, pareja, compis... son muy habituales en nuestras vidas. Encontrar la manera de disfrutar mientras te cuidas te ayudará a marcar la diferencia. Cuida los pequeños detalles, todo suma.

Please reload