Please reload

ÚLTIMOS POST

Come fuera de casa sin remordimientos

 

¿Salgo a correr o duermo una hora más? ¿Tostada o galletas? ¿Coche o voy en bici? ¿Fruta o tarta? ¿Agua o refresco?... Nos pasamos el día tomando decisiones!! La suma de todas ellas definen en gran medida quienes somos. Muchos plantean el hecho de comer fuera de casa como el motivo por el cuál no consiguen resultados. En realidad es otro claro ejemplo de que si sabes elegir da igual si comes de restaurante, de buffet, en casa de tu abuela o en la tuya.

 

"Elige aquello que te acerque a tu objetivo"

 

Cada vez somos más consciente de lo importante que es alimentarse bien, los restaurantes se han dado cuenta de las exigencias del consumidor y se han puesto las pilas. Ya son muchos los que incluyen a su definición la etiqueta "healthy" o "saludable". Elegir restaurante es el primer paso para que comer fuera de casa no se convierta en una cadena de excesos.

 

¿Cómo elegir restaurante?

A día de hoy casi todo lo tenemos a golpe de click, encontrarás app´s y portales que ponen a tu disposición toda la información que necesitas para que el restaurante cumpla con tus expectativas. Yo suelo usar El Tenedor, eliges ubicación, tipo de comida y fecha, y se encarga de rastrear y mostrarte las opciones que se ajustan a tus preferencias. Para afinar aún más permite aplicar filtros, por ejemplo: el precio, promociones, valoración de otros clientes, terrazas... Además, aparece el detalle de la carta, así podrás comprobar si realmente es lo que estás buscando. Finalmente puedes cerrar la reserva desde la propia aplicación. Primer paso superado!! Ahora toca elegir qué vamos a comer.

 

 

Decálogo para comer fuera de casa

  • Sigue el plan: Si tienes un objetivo definido, es esencial llevar un plan semanal. Así que tu elección se debe ajustar lo más posible a lo que tienes programado. Imagina que a la hora de la comida tienes planificado merluza a la plancha y pisto. Si el restaurante no ofrece exactamente eso, podrías optar por otro pescado blanco, por ejemplo: lubina acompañada de unas verduritas a la plancha.

  • Elaboraciones: Las elaboraciones alteran en gran medida el valor nutricional del plato, optar por elaboraciones sencillas como la brasa, plancha, horno o vapor, te dará ciertas garantías para no sumar calorías extra.

  • Guarnición: El acompañamiento es otro punto a aclarar. Evita las clásicas patatas fritas y solicita acompañar tu plato con ensalada, verduras a la plancha o incluso si son patatas mejor cocidas.

  • Salsas: Las salsas a parte por favor!! Nada de bañar el solomillo "a la plancha" con una crema de queso o algo similar. Las salsas suelen tener algo contenido en grasas y una pequeña porción puede convertir un plato equilibrado en una bomba.

  • Porción: Sé equilibrado, no es obligatorio acabar con todo lo que te han puesto en el plato. Piensa que el restaurante presenta la misma ración para todas las personas, y no todos tenemos los mismos requerimientos.

  • Postre: Para muchos el momento crítico llega al final de la comida, cuando el camarero te da a elegir entre tarta de chocolate, fruta o un café. La tentación siempre está a la vuelta de la esquina y este es otro momento más en el que tendrás que tomar una decisión. Desde luego la mejor opción es ajustarte al plan. Si decides caer, comparte ese pedacito dulce con tus acompañantes.

  • Compensa los excesos: Equilibrio, ese es el secreto para disfrutar de los pequeños placeres sin que se noten en el michelín. De manera que algo de actividad extra es la solución.

  • Ojo con el pan: Ese pedacito de pan que te ponen mientras esperas a que llegue el plato también cuenta. Piensa que es la ración para toda la comida, si lo comes ahora cuando llegue el plato empujarás con el dedo.

  • Bebidas: Las bebidas también tienen calorías, y en algunos casos muchas!! Tomar agua es la mejor elección.

  • Aclara tus dudas: Preguntar es la mejor manera de no llevarte sorpresas. No des las cosas por supuestas, el camarero no tiene el don de leer la mente. El tema de las salsas, la elaboración, la guarnición, alguna intolerancia, las cantidades... 

Comer fuera de casa es totalmente compatible con llevar una vida saludable.  Espero que todo lo que te he contado te sirva para disfruta de estos momentos sin remordimientos.

 

Si quieres llevar un plan adaptado a tu objetivo, solicita información AQUÍ sobre la contratación del servicio.

 

 

Please reload