Please reload

ÚLTIMOS POST

Posponer solo empeora la situación

Ese momento en el que te vienes arriba y dices: Voy a empezar a entrenar!! Pero acto seguido añades el lunes, después de vacaciones, cuando pasen las navidades... Todos en un momento dado posponemos acciones o actividades con el fin de organizarnos y priorizar unas tareas sobre otras, el problema surge cuando la acción no llega nunca. La inacción tiene consecuencias, si no haces nada por solucionar la situación, no se estancará, más bien se enquistará y empeorará.

 

Para distribuir tareas y objetivos te ayudará diferenciar entre lo urgente, lo importante y lo que no lo es.

 

  • Urgente e importante: Hazlo de inmediato, no hay demoras.

  • Urgente, pero no es importante: Quizás puedas delegar en alguien. En caso contrario hazlo cuanto antes, así te lo quitas del medio.

  • No es urgente, pero sí es importante: Podrías posponerlo, pero debes concretar una fecha y cumplir con ello para que no caiga en el olvido.

  • Ni es urgente, ni es importante: Omítelo y no pierdas el tiempo.

 

Establecer un orden de actuación y unos tiempos es necesario, de otra manera sería un caos y no llegaríamos a cumplir nuestras tareas.

 

Voy a diferenciar dos tipos de tareas, las que nos vienen impuestas por otros o por las circunstancias, son las que consideramos obligaciones. Por otro lado están las que nos marcamos nosotros mismos, suelen ser objetivos personales con los que nos mostramos más flexibles. ¿Porqué nuestros objetivos pasan a un segundo plano? Supuestamente si la iniciativa es personal deberíamos estar más dispuestos, pero lo cierto es que somos más efectivos a las órdenes de nuestros jefes, la prescripción del médico, las obligaciones familiares... Es posible que todas esas cargas nos agoten, que lleguemos cansados y desfondados a nuestras metas, pero yo creo que también hay falta de compromiso.

 

Los niños reciben directrices a cada rato, digamos que nos acostumbramos a que alguien nos guíe y con el paso de los años nos convertimos en adultos bien mandados, pero falta determinación con nuestros objetivos personales. Buscamos excusas que justifiquen que ahora no es buen momento, nos inventamos un futuro más favorable y para entonces lo posponemos. Pero ese futuro idílico difícilmente llegará, siempre hay obligaciones con las que debes lidiar.

 

La pereza, el cansancio o miedo a afrontar el reto son lastres que evitan tu crecimiento personal. Como los niños, a veces necesitamos personas que nos guíen. No es malo recurrir a un experto, pero debes tener presente que nadie lo hará por tí. Porque por mucha guía que tengas finalmente el trabajo, la disciplina, la constancia y la ilusión nace de cada uno de nosotros.

 

Revisa esa lista de prioridades y concédete un puesto relevante. Haz más por ti, por tu bienestar, por tu satisfacción, por tu crecimiento y por tu disfrute. Te convertirás en una persona más feliz y con mejor disposición para todo lo demás, para todas esas cosas que consideramos "obligaciones" y que si no nos sentimos plenos a nivel personal, terminarán minando tu estado de ánimo.

 

Si tienes la predisposición de afrontar el reto EnForma y necesitas la guía de la hablábamos te dejo mi contacto. Podrás solicitar información tanto del Plan FOOD como del TRAINING. >CONTACTAR<

Please reload