Please reload

ÚLTIMOS POST

PLAN FOOD: No es comer menos, es comer mejor

 

Estar a dieta despierta algunos miedos... ¿Me gustará la comida? ¿Pasaré hambre? ¿Me llevará mucho tiempo la elaboración? ¿Sabré cocinarlo? ¿Comeré todos los días lo mismo? ¿Me costará encontrar los alimentos? ¿Será compatible con mi vida laboral y social? ¿Podré darme algún capricho? ¿Tendré que tomar complementos, suplementos o sustitutivos alimenticios? ¿Cuánto tiempo tengo que estar a dieta para lograr mi objetivo?... Con la cantidad de dietas milagrosas que existen y las promesas que hacen no me extraña que surjan todas estas cuestiones. Y es que tradicionalmente se entiende que estar a dieta supone estar sometido a reglas estrictas y restrictivas, y se asume que durante un tiempo vas a sufrir hasta lograr bajar los kilos que te has marcado. Rompe con esa idea porque solo conduce al efecto yo-yo.

 

Estar a dieta no te sirvirá de nada si lo tratas como algo puntual y luego vuelves a tus hábitos de siempre. Lo interesante es seguir un plan de alimentación que te ayude a adquirir buenos hábitos a largo plazo para mantener esa dinámica el resto de tu vida. En eso se basa el PLAN FOOD o PLAN DE ALIMENTACIÓN que yo propongo. Tanto si lo planificas tu mismo como si decides contar conmigo para diseñar TU PLAN debes tener en cuenta todo lo que voy a comentar ahora:

 

¿Qué es el PLAN FOOD?

Plan de alimentación adaptado y personalizado a los requerimientos y objetivos. Se trata de un menú que contempla el detalle cada una de las comidas que realizamos durante el día, planificado de una semana para otra.

 

¿Repetimos el mismo menú cada semana?

Ni en bromas. Queremos variedad, probar, disfrutar de la comida... Cada semana iremos variando el menú para estar bien alimentados. Piensa que estamos construyendo un estilo de vida. Repetir y repetir aburre, daña la salud y te empuja al abandono.

 

¿Qué alimentos incluye y/o excluye?

La mejor manera de garantizar que le damos al cuerpo todo lo que necesita es incluyendo variedad de alimentos. Cada grupo alimenticio debe estar representado en la frecuencia de consumo y porción adecuada. Así que tu plan incluirá... Pescado blanco, pescado azul, moluscos, marisco, vegetales, frutos secos, frutas, hortalizas, hongos, legumbres, carnes, huevos, lácteos, cereales, semillas, agua, especias... La base de nuestra reconocida y valorada dieta mediterránea es el aceite de oliva virgen extra, ésta será la grasa con que que principalmente elaboraremos nuestros platos. Por supuesto, quedan excluidos aquellos alimentos que presenten intolerancias o alergias. También vamos a excluir "productos mágicos" del tipo batidos, pastillas y otros derivados dietéticos que se van poniendo de moda.

 

¿Pasaré hambre?

Una persona bien alimentada no tendrá hambre. Ten en cuenta que contemplamos que se debe comer cada 3 horas aproximadamente, siguiendo este patrón difícilmente llegarás a tener hambre. Como mucho se pueden dar momentos puntuales en los que sientas apetito por algo en particular, y esto lo podríamos encajar dentro de las emociones y no como una necesidad, es cuestión de educación.

 

¿Me gustará la comida?

Claro que te gustará la comida!! Por favor, uno de los mayores placeres de la vida es comer y como ya he comentado la variedad es la clave. A veces vetamos alimentos por una mala experiencia en la niñez o manías. Si quieres un cambio tienes que estar dispuesto a cambiar, y uno de los pasos es dar segundas oportunidades a esos alimentos que hemos desterrado de nuestra dieta, probar otros nuevos y experimentar con diferentes elaboraciones.

 

¿Sabré cocinar? ¿Me llevará mucho tiempo?

No pretendemos ganar un concurso de cocina ni montar un restaurante... La cocina del día a día es sencilla, con un poco de práctica y ganas lo harás sin problema. En general, una comida se hace en 20-30 minutos, alguna elaboración puede llevar algo más de tiempo pero podríamos anticiparnos preparándolo el día de antes.

 

¿Es compatible con mi vida social? ¿Me puedo dar algún capricho?

Desde luego que es compatible con una vida social, y por supuesto que hay momentos en que te puedes conceder caprichos. Ya conoces las dos frases que llevo por bandera: "No es pecar, es vivir" & "No hagas de la excepción, la regla". Vamos... Se trata de ser consecuente con las elecciones que tomas y el objetivo que tengas. Combinar alimentación y actividad es la mejor receta para compensar.

 

No tengas prisa, cambiar de hábitos es algo progresivo que va acompañado de resultados. Precisamente los resultados y el bienestar que genera son la motivación que necesitas para continuar. Si estás decidido puedes contactar conmigo e informarte del servicio personalizado: CONTACTO AMAYA

Please reload