Please reload

ÚLTIMOS POST

¿Por qué nos cuesta tanto alcanzar nuestros objetivos?

 

Arrancando el 2018... Después de unos días de vacaciones venimos con las pilas cargadas y nuevos proyectos pululando por nuestras cabecitas!! Hemos tenido tiempo de visualizar de forma positiva todo aquello que nos gustaría conseguir en este nuevo año. Sin embargo, en nuestra lista se repite sistemáticamente objetivos de años anteriores. ¿Por qué nos cuesta tanto alcanzar nuestros objetivos?

 

Te pregunto, ¿Realmente quieres lograrlo? ¿Qué estás dispuesto a hacer para conseguirlo? Desear no es suficiente si no estás dispuesto a invertir tiempo, esfuerzo y en ocasiones también dinero, para lograrlo. Si ya lo has intentado en otras ocasiones y has fracasado en el intento, olvídalo!! Esto no es un intento más, vale?? Vamos a por ello!!

 

SIN LÍMITES

Nuestros pensamientos nos condicionan, la falta de confianza en nuestras posibilidades se convierten en nuestro peor enemigo. Tu situación actual no limita tu objetivo, más bien marca el punto de partida. Lo que hayas hecho en el pasado te ha llevado a estar donde éstas hoy, pero no define dónde estarás mañana. De ahora en adelante céntrate en tomar las decisiones adecuadas, esas sí que van a determinar tu futuro. Siéntete merecedor de lograr tu sueño!! Visualiza tu objetivo, y enfoca todos tus esfuerzos y elecciones para lograrlo.

 

SIN EXCUSAS

Necesitamos justificarnos, echar la culpa a otros, al trabajo, a la lluvia, a la falta de tiempo, a nuestros horarios, a una lesión,... Buscar excusas te puede reconfortar momentáneamente pero jamás cumplirán tu objetivo. Asume tu responsabilidad y deja de culpar a factores externos. Cada situación tiene al menos dos salidas, es cuestión de elegir aquella que te acerque a tu objetivo. A ésto lo llamo buscar la solución y no la excusa.

 

SIN PRISAS

Las ganas por conseguir nuestro objetivo pueden empujarnos a buscar el camino rápido por encima del adecuado. Seguramente hayas visto alguna vez una carrera de atletismo, algunos corredores salen muy fuertes permaneciendo en cabeza durante gran parte de la competición, sin embargo en la recta final pierden su posición, y la carrera la gana aquel que fue capaz de administrar bien sus fuerzas. Para llevar un buen ritmo no hace falta ir rápido, lo necesario es ser constante y avanzar con paso firme.

 

Maneja tiempos y objetivos realistas que te permitan disfrutar del proceso. Valorar cada logro te ayudará a mantener la motivación, en este sentido si tienes un objetivo a largo plazo marca micro-objetivos.

 

Sin límites, sin excusas y sin prisas estarás mucho más cerca de alcanzar tu objetivo. Si además trazas un plan que contemple tus requerimientos personales, el éxito estará asegurado.

 

Aquí te dejo mi contacto para que puedas informarte sobre el servicio de planificación personalizada. ¿Nos ponemos al lío? CONTACTO AMAYA FITNESS

Please reload