A GUSTO CONMIGO | Mejora tu físico y tu autoestima


Aunque a veces tratemos de separar lo físico de lo emocional, lo cierto es que está muy relacionado. El cómo nos vemos y el cómo nos sentimos determina nuestras relaciones y la actitud con la que afrontamos las situaciones que se nos presentan.


La etapa que nos está tocando vivir no está siendo fácil. Inseguridades, miedos, abandono, refugio en la comida, cansancio, estrés... Todo esto repercute en un estado anímico que tiende a la depresión y baja autoestima.


En muchos de vuestros mensajes me comentáis que no os sentís bien, y esto os está afecta en vuestra relación de pareja, a la hora de hacer planes, en vuestra forma de vestir... Me comentáis que estáis más irascibles, apáticos, ansiosos, tristes, y que todo eso lo termináis pagando con vuestro entorno y con vosotros mismos. Necesitáis salir de ese bucle!! Me encantaría ayudaros a cada uno de vosotros, por eso he planteado esta entrada. Espero que os llegue mi energía y que las estrategias que os planteo os ayuden a salir de ese agujero.

CUIDATE Y SÉ FELIZ

Los hábitos de alimentación, ejercicio y descanso, influyen en el ambiente hormonal y en el sistema nervioso. Desequilibrios en estos tres pilares con frecuencia producen un aumento de peso, acumulación de grasa, retención de líquidos, inflamación abdominal, caída del pelo, mal estado de la piel, ansiedad, alteraciones metabólicas... En fin, afectan al aspecto y al estado anímico.


Iré desgranando qué medidas puedes aplicar para reconducir la situación. Toma nota!! Ahí va un extra de ENERGÍA Y MOTIVACIÓN PARA LLEVAR A CABO EL CAMBIO QUE NECESITAS :)

ALIMENTACIÓN PARA SENTIRTE BIEN

Se dice... "Somos lo que comemos", que gran verdad!! La alimentación marca el funcionamiento de nuestro cuerpo y gran parte de nuestras sensaciones. Es factor determinante en el control de peso y composición corporal. Podría mencionar alimentos que elevan hormonas activadoras de la "felicidad", pero realmente lo que aporta bienestar es el orden y el equilibrio en cada comida y la relación que hay entre ellas. No basta con consumir un alimento saludable, y tampoco es suficiente hacer un buen desayuno si el resto del día comes lo que vas pillando. La alimentación hay que valorarla en su conjunto, por eso es tan importante visualizar y planificar tus menús semanales.


1. PLANIFICA TUS MENÚS SEMANALES

Llevar un plan alimenticio pensado para tus necesidades es la mejor estrategia para llevar una alimentación equilibrada en nutrientes y proporcionada en cantidades. Revisa mi blog, encontrarás entradas específicas sobre cómo elaborar tu plan tanto el cálculo de aportes como trasladarlo a un menú de comidas.


2. PAUTA DE COMIDAS

La distribución de las comidas en pequeñas ingestas favorece que lleves una alimentación consciente. Ayuda a la regulación del ciclo hambre-saciedad, y evita brotes de ansiedad. Preferencias alimenticias más saludables y equilibradas.


3. VARIEDAD

¿Estaré aportando a mi cuerpo todo lo que necesita? Una buena manera de estar bien nutrido es incluir alimentos de cada uno de los grandes grupos, y dentro de estos optar por diferentes alimentos. Si vas a consumir pescado blanco, que un día sea merluza, otro lubina y otro dorada. Si vas a consumir legumbres, un día serán garbanzos otro lentejas. Si vas a consumir carne, un día será ternera, otro pollo, otro cerdo... Y así con cada grupo de alimentos. Hace que tu alimentación sea más divertida!!


4. CAPRICHO

La comida no solo tiene connotaciones nutricionales, también disfrutamos saboreando nuestros platos favoritos. Ese capricho no tiene que ser la bomba, sencillamente algo que te encante. Habrá ocasiones que lo que más te apetezca sea tomar una ensaladita de tomate rico aliñado y otras un pedazo de tarta de chocolate. La elección de tus caprichos lleva implícito la frecuencia y la cantidad que debas consumir. Una alimentación flexible y que te haga disfrutar es garantía de éxito.


EJERCICIO PARA SENTIRTE BIEN

Arranco este bloque con otra frase que me encanta: "Estamos hecho para el movimiento". El ejercicio físico propia un ambiente hormonal que genera buenas sensaciones. Serotonina, dopamina y endorfinas, este cóctel provoca que sintamos plenitud, alegría, incluso euforia. Nos activa de tal manera que podríamos decir que el ejercicio nos más energía de la que invertimos en él. Por supuesto contribuye al gasto calórico y el control de peso, esencial equilibrarlo con la alimentación para lograr un balance energético apropiado a tu objetivo.

La actividad mejora tu día y tu vida.

Dedicar todos los días al menos una hora a hacer ejercicio es medicina para tu estado físico y emocional. Llevar un plan de entrenamiento pautado además te ayudará a optimizar esfuerzos y progresar en tus objetivos. Mi recomendación es que desarrolles una rutina de entrenamiento específica para 3-4 días combinando ejercicio cardiovascular y de fuerza. El resto incluye ejercicio moderado ligado al ocio activo.


La actividad al aire libre contribuye a la síntesis de Vit D, necesaria para la producción de serotonina. Hormona relacionada con la sensación de bienestar.


DESCANSO PARA SENTIRTE BIEN

La falta de sueño no es ninguna broma. Tanto es así que la privación del sueño históricamente ha sido utilizada como método de tortura. Necesitamos dormir, nuestro cerebro es un órgano complejo con millones de conexiones que requieren de "reseteo".


Dormir poco y mal afecta a la regulación de multitud de funciones. El descanso es fundamental en un organismo sano y sin embargo no se le suele dar la importancia que merece. Trastornos del sueño desencadenan en alteraciones de todo tipo: reproductivas, regenerativas, metabólicas, energéticas... Induce a la acumulación de grasa, mayor apetito, metabolismo más lento, depresión y te pone de mal humor.


Establecer una rutina entorno al acto de dormir, te ayudará a conciliar el sueño. Acuéstate más o menos a la misma hora y cumple con unas 8 horas de sueño.

Dormir bien te ayuda a ser feliz.

CONTROL POSTURAL Y GESTO DE SONREIR

Músculos y nervios influyen en nuestras emociones, y nuestras emociones influyen en la expresión corporal. Caminar con una posición más erguida, espalda recta, hombros hacia atrás y cabeza alta, cambia tu actitud y como los demás te perciben.


El acto de sonreír, aun en su versión más forzada, lanza un mensaje de bienestar a nosotros mismos. Además esto tiene réplica en la gente que nos rodea. Existe un efecto de mimetismo por el que tendemos a imitar gestos, tono de voz, expresiones... Llegando a contagiar emociones. Por eso nos gusta rodearnos de personas positivas y con buen rollo. Sé una de esas personas :)